Barra Novedades Satus

SATUS EN REDES SOCIALES

 

La necesidad de agregarle a los árboles frutales de carozo algún nutriente específico vía fertilización, ya sea al suelo o foliar, surge de que en muchas circunstancias el balance entre lo que el suelo entrega y lo que el árbol necesita para mantener un crecimiento y rendimiento dado es negativo, es decir, la necesidad es mayor que la oferta desde el suelo.

 

El nitrógeno (N) es el principal nutriente a considerar en un plan de fertilización ya que, el  balance Demanda - Aporte del suelo es casi siempre negativo.  Las necesidades de N provienen de la demanda generada por el crecimiento vegetativo de la parte aérea y radical, así como del proceso de fructificación. Un buen punto de partida para conocer las dosis fertilizantes que se deben aplicar es el conocimiento de la magnitud de nitrógeno que demanda el árbol.

Lo que interesa al momento intentar definir la necesidad de N por el árbol en cada temporada, son los componentes anuales de la demanda, que están constituidos por la fruta y por el material que se remueve en la poda anual. El crecimiento anual (raíces, tronco y ramas de armazón) se puede estimar por la diferencia entre los valores de extracción de año a año.

Las diferentes formas de N orgánico (forma en la cual se encuentra casi la totalidad del N dentro de la planta), están en continua transformación y movilización de un tejido a otro. Un complejo equilibrio enzimático-hormonal, hace que un mismo tejido pueda ser importador o exportador de nitrógeno.

El N implicado en el proceso de floración y en el crecimiento vegetativo inicial se efectúa principalmente a expensas de N de “reserva”. Esta es una forma de N soluble que, acumulado en tejidos como yemas, ramillas y raíces durante el receso, se moviliza a los sitios de utilización, tales como hojas y frutos en crecimiento. Hacia mediados de la primavera el N absorbido por las raíces se hace más importante. Este se reduce a formas orgánicas prácticamente en su totalidad a nivel radical, de manera que muy poco nitrato o amonio llega a la parte aérea.

 

Fuente consultada: www.riegoyfertirriego.com.ar